www.pene-sano.com
El primer sitio responsivo en español
Disponible también
  • ¡Suscríbase ya!
    La homosexualidad es una tendencia latente que predomina en ciertos individuos e involucra toda la persona en su conjunto, es una manera de ser total, por lo tanto no es un trastorno y tampoco es reversible, sino reposa sobre bases biológicas, genéticas, hormonales y neuroanatómicas.

    Consideraciones (socialmente) revolucionarias sobre la homosexualidad

    ¿Cuáles son las causas de la homosexualidad? ¿Por qué los homosexuales son homosexuales?

    Sobre los mecanismos biológicos que regulan la atracción sexual se sabe muy poco. Por esta razón siempre ha sido difícil responder a la pregunta si un homosexual lo es para cuestiones de elección o para razones biológicas y genéticas. Pero de esta pregunta surge inmediatamente otra: ¿La atracción heterosexual de qué depende? ¿Por qué nos sentimos atraídos hacia un género y sólo hacia ciertos individuos de este género? Y cabe de inmediato una tercera pregunta: ¿En qué se diferencia la atracción homosexual de la heterosexual? Ya que es obvio, ambas atracciones reposan sobre una base común, que es la atracción sexual hacia otras personas. Una atracción que depende de muchos factores, hormonales, genéticos, existenciales y psicológicos. Si la relación entre sexo y genes fuera una relación neta, muchos trastornos podrían ser curados mediante procedimientos fármaco-genéticos. Sin embargo la ciencia no es aún capaz de dar respuestas exactas a estas temáticas.

    El comportamiento sexual presenta aún muchas incognitas y no se conocen todas las componentes exactas. Es claro sin embargo que cualquier tipo de atracción repose sobre los mismo principios, pues, para estudiar la naturaleza de la atracción homosexual tenemos que tener ante todo una visión clara de la atracción en sentido amplio. La orientación homosexual se diferencia de la heterosexual por variaciones que ocurren en las componentes de base que regulan la atracción. Componentes que son aún completamente desconocidas. Y estamos todavía lejos de tener conocimientos científicos al respecto.

    ¿La diferencia entre una orientación y la otra es psicológica, endocrina, neuroanatómica o genética? Se cree que es todas estas cosas juntas. Es una manera de ser total que no es separable, reducible, no es algo que se pueda descomponer o simplificar, no es una elección del individuo, no se puede modificar, no se puede revertir, no puede ser contagiada de una persona a otra y se refleja en todo el individuo, tanto desde el punto de vista físico como psicológico.

    Por lo tanto las teorías pseudocientíficas que hablan de genes gay o las religiosas que sostienen los mitos de la orientación reversible son ambas superficiales e incompletas y sólo sirven a desinformar y a desviar las ideas, ya que en los verdaderos ambientes científicos el debate sobre la naturaleza de la homosexualidad ha sido resuelto desde décadas, al punto que la organización mundial de la salud (OMS), retiró ya desde 1974, la homosexualidad de la lista de las patologías conocidas.

    ¿Cómo es que se viene a ser gay?

    Los mecanismos exactos acerca de cómo uno llega a desarrollar una orientación sexual no son exactamente conocidos, pero todos los científicos están de acuerdo sobre el hecho de que gay se nace. O sea, todos nosotros tenemos una tendencia homosexual latente, una especie de hermafroditismo congénito que forma parte de la natural sexualidad de cada individuo, si no fuera así, el autoerotismo no existiría y la atracción hacia sí mismo demuestra esta latencia. La única diferencia es que en los gays esta tendencia, a causa de las variaciones biológicas que regulan la atracción sexual, es predominante. Las etapas de la vida donde las personas descubren su orientación sexual son variables, pero en la mayoría de los casos, esto sucede durante la preadolescencia y se desarrolla durante la adolescencia. Y las etapas de este descubrimiento son comunes: sorpresa, negación, toma de contacto social y aceptación de su propia orientación. Lo que es cierto es que la personalidad gay se desarrolla mucho antes de la orientación sexual. Otro tanto seguro es que pedir a una persona de comportarse de manera contraria a su naturaleza pone en serio peligro su salud y su equilibrio psicológico. Por lo tanto es absurdo convencer a un gay en volverse heterosexual.

    A causa de lo que acabamos de ver, hay también que decir que la bifurcación entre la homosexualidad y la heterosexualidad no siempre es neta. Por el mismo hecho que todos tenemos una tendencia homosexual latente, es perfectamente posible que algunos individuos que en la vida son totalmente heterosexuales, hayan tenido en algún momento experiencias homosexuales sin que esto signifique necesariamente que sean gays o que lo serán. También existe la conocida bisexualidad, un campo que no ha sido del todo definido, aunque si el comportamiento bisexual parece ser difundido y legítimamente auténtico más bien en las muejres, en el sentido que un hombre bisexual puede perfectamente ser un homosexual que aún no ha tomado una orientación definitiva, mientras que en la mujer la bisexualidad es más bien una orientación como tal que el resultado de una indecisión. Pero al final nada de esto puede categorizarse.

    Existen comportamientos y grados distintos de homosexualidad también en ámbito homosexual. Es suficiente pensar en las diferencias entre el gay "masculino" y la loca de carroza o a la manera de ser activo o pasivo, pero no estamos hablando sólo de eso. Existe también la transaxualidad, el transformismo y el travestismo. Un transexual tiene el cuerpo de un género distinto respecto a su género psicológico. Puede ser una mujer a todos los efectos nacida en el cuerpo de un hombre. A veces estos accidentes tienen implicaciones hasta anatómicas, por ejemplo, el pene de un transexual puede no llegar nunca a desarrollarse como el de un hombre. El transformista hace espectáculos y se viste con la ropa del otro género. Mientras que el travesti es a menudo un homosexual que siente placer llevando ropa del otro sexo. Todos estos individuos pueden ser hombres o mujeres, homosexuales, bisexuales o hasta heterosexuales (en el caso de los transformistas).

    Homosexualidad y desarrollo del cerebro

    Recientes estudios y en particular un estudio efectuado en Suecia en 2008, gracias al escaneo digitalizado, han revelado que las diferencias entre gay y hetero consisten también en la estructura y en el desarrollo del cerebro. Se sabe que el modo de utilizar los hemosferios cerebrales y algunas habilidades básicas del cerebro pueden variar según el género. El cerebro de los hombres se desarrolla más a la derecha respecto al de las mujeres. Estas diferencias existen también a nivel de la amígdala, la parte primitiva del cerebro que regula los instintos emocionales. Se ha descubierto y demostrado que el cerebro de un hombre heterosexual es más parecido al de una lesbiana que al de otro hombre gay, el cual tiene estructuras cerebrales similares a las de una mujer. En general, las diferencias emocionales y de capacidad intelectual son mucho más parecidas entre mujeres y hombres gays y entre lesbianas y hombres hetero. Por ejemplo los hombres hetero tienen mayores habilidades espaciales, mientras que las mujeres y los hombres gays tienen más fluencia en el lenguaje y logran desempeñar varias funciones al mismo tiempo sin equivocarse o sin olvidar una, así como son más aptos para trabajos que requieren paciencia y precisión o cuidan los detalles.

    Las etapas de comprensión y aceptación de la homosexualidad

    Aunque si homosexuales se nace, nosotros no lo sabemos desde el nacimiento, sino nos vamos dando cuenta en una o varias etapas de la vida, a veces después de haber tenido varias relaciones heterosexuales, sin embargo generalmente, y como hemos dicho más arriba, nos damos cuenta durante la preadolescencia. Y, como es obvio, al inicio es un choque emocional, sobre todo si descubirmos nuestra verdadera orientación en edad prepuberal. Lo peor en estos casos es comunicarlo a los demás, especialmente a la familia, al inicio la nueva realidad no es nada fácil de aceptar, aunque si esta situación puede variar según el individuo.

    Al choque le sigue la negación. El descubrimiento recién de su propia homosexualidad se hace inicialmente un complejo, un factor de vergüenza, pues una negación frente a sí mismo y a los demás. A veces esta negación es fuerte al punto de permanecer inconsciente, en otras palabras, las señales visibles de su propia orientación terminan "removidos", removidos desde el punto de vista psicoanalítico y esta es una de las razones que explican el hecho de que los homosexuales se descubren a ellos mismos hasta después de haber tenido varias relaciones heterosexuales. De hecho, no es poco común el tener al menos una relación hetero antes de darse cuenta de pertenecer al otro bando.

    El músico compositor Tchaikowsky ha vivido sin paz precisamente porque no lograba aceptar su propia homosexualidad y pasó la vida reprimiéndola. Hoy en día sin embargo la condición es vista con mucha más tolerancia respecto al pasado y un poco por esta razón y un poco porque al final la naturaleza reclama su estatuto y siempre terminamos con decirlo a alguien, viene la etapa de aceptación de su propia orientación. El hecho de compartir su naturaleza con los demás proporciona un profundo alivio y con el tiempo nos acostumbramos a la nueva realidad y terminamos por aceptarla porque al final no podemos evitar de inclinar hacia nuestras tendencias más profundas.

    Por lo tanto se toma la decisión final y la mayoría de los individuos gays no sólo lo aceptan sino hasta se vuelven orgullosos de lo que son.

    Conclusiones

    Hemos visto como según la ciencia la homosexualidad sea una manera de ser global de toda la persona con bases biológicas donde el predominio de ciertos genes, hormonas y así sucesivamente, hacen que la tendencia homosexual latente en todos los individuos sea predominante en la persona gay. Esto significa que no se elige ser gay, no se llega a cierto punto de la vida donde se toma una decisión de cambiar de orientación y donde se elige por vicio y tampoco se llega a la homosexualidad por haber tenido demasiadas parejas del otro sexo o después de haber tenido decepciones de estas parejas. Esto es un mito. También los que descubren sus tendencias en edad madura, siempre las han tenido en su naturaleza, igualmente porque quien descubre a los 30 años de sentirse atraído hacia individuos del mismo sexo podría muy bien tener una naturaleza bisexual y no ser necesariamente un homosexual.

    A. Langueduc








    [Cerrar]

    Este sitio es reactivo. ¿Qué quiere decir? Intente redimensionar la ventana y verá. La disposición de la página y su arquitectura cambiarán según las dimensiones de la vista. En otros términos, no importa si usted esetá utilizando una computadora de gran pantalla, un iPhone o hasta un Nokia N70. ¡Este sitio se verá bien sin importar el tamaño de la pantalla!

    Hoy en día un número siempre mayor de usuarios navegan en internet utilizando dispositivos móviles. No sólo los sitios tienen que adaptarse a cualquier pantalla, sino tienen también que ser ligeros, ya que el uso de algunos dispositivos comporta conexiones lentas o de pago según el tráfico enviado y recibido. ¡Todo lo que era viejo es nuevo otra vez! ¡Adios los sitios Flash (que ni se pueden ver en los Mac o en los iPhones) y layout con imágenes!

    Por lo tanto ha sido imprescindible sacrificar la comodidad de los usuarios más conservadores a las nuevas exigencias de hoy (basta pensar en los que aún utilizan viejas versiones de Internet Explorer y que son cada día menos). Ha nacido el concepto de tecnología líquida. Este sitio no es como muchos otros que tienen una versión PC y una versión móvil. Este sitio sólo tiene una versión, pero se adapta a cualquier equipo.

    Estamos orgullosos de anunciar que ya nuestro sitio también ha sido uno de los primeros en ser listos para la web 3.0 y va en línea con el porvenir, siendo universalmente compatible. Esperemos que le guste al público también.


    [Cerrar]