www.pene-sano.com
El primer sitio responsivo en español
Disponible también
  • ¡Suscríbase ya!
    Hacerle bien el amor a una mujer es determinante para nuestro éxito final y no es suficiente gustarle o estar bien dotado para satisfacerla. Es mucho más que esto.

    Cómo hacerle el amor a una mujer

    Esta parece una pregunta imbécil. Sin embargo cualquier pregunta superficial puede esconder respuestas complejas cuyas conclusiones son a veces soprendentes. Además, teniendo en cuenta las varias orientaciones sexuales, es una pregunta que puede volverse complicada. En esta página no nos ocuparemos de la relaciones gay, no por cuestiones de intolerancia, sino porque este sitio, aunque pueda servirle a un homosexual (las funciones sexuales no cambian según la orientación), se especializa a las relaciones heterosexuales. Un tema gay saldría de los límites informativos de este sitio (digo bien informativos, no técnicos). Esta página está por lo tanto orientada a los hombres que desean hacerle bien el amor a una mujer.

    Una respuesta difícil a una pregunta elemental

    Hacerle bien el amor a una mujer no se limita sólo a excitarse y penetrarla. Es mucho más que esto. Usted puede gustarle mucho o excitarla mucho a causa de su cuerpo o del tamaño de su pene. Sin embargo ¡no basta!

    De hecho, una mujer emplea generalmente más tiempo que un hombre para excitarse. Un hombre puede no necesitar de los preliminares para tener una erección y hacer el amor a una mujer. Sin embargo, para una mujer, los preliminares son fundamentales. Y no lo es todo. Una mujer necesita sentirse implicada no sólo físicamente, sino, ante todo, emocionalmente. Por lo tanto, con el término de "preliminares" no estamos hablando sólo de masturbación y de sexo oral. Estamos hablando de todo lo que precede y prepara el sexo.

    ¿Qué es lo que quiere decir? El hecho de romancear largamente frente al mar es un preliminar. El hecho de llenarla de caricias y de besos es igualmente un preliminar. El hecho de compartir en una salida entre besos, caricias y paseos es un preliminar. En pocas palabras, el deseo y la excitación son cosas que se acumulan. El nivel de deseo debe ser alto antes de pasar al sexo y de hacer el amor.

    Note que el deseo es progresivo también para el hombre. El también necesita de los preliminares para tener una relación realmente satisfactoria e intensa. No es lo mismo hacerle el amor a una mujer justo después de haberla vista desnuda y haber obtenido una erección, que hacerlo después de una larga sesión de preliminares y de deseo acumulado, cuando sus testículos le duelen y ya no aguanta más el deseo. ¡Hay una enorme diferencia!

    Si el hecho de llegar bien caliente al sexo es importante para un hombre, más aún lo es para una mujer. ¡No puede pensar de hacerle el amor a una mujer y satisfacerla verdaderamente sin haber trabajado inicialmente sobre su deseo!

    La cosa más importante no es el tipo de preliminar que usted haga. Es el resultado final. Es llegar a hacer el amor estando listos y calientes. Poco importa si ha llegado ahí después de una hora de besos apasionados o después una sesión de sexo oral. Si una mujer se siente bien excitada después de haber romanceado frente al mar, no es necesario hacerle sexo oral para excitarla (a menos que no quiera hacerlo porque le gusta y además nunca está de más). Simplemente recuerde que en general el deseo debe ser acumulado de manera progresiva, por lo tanto es mejor no hacer recurso a las prácticas sexuales demasiado pronto. Los besos deberían preceder siempre el sexo oral, este último ni siquiera es necesario para excitarse si la excitación ya es grande. El sexo oral ya forma parte del sexo, ya es una palabra mayor. No es un medio primario para acumular el deseo, es sólo una experiencia placentera que puede preceder o no el coito.

    El punto fundamental es crear por lo tanto el deseo en la mujer y hacerlo durar antes de la penetración. Todo el resto es relativo y poco cuenta el modo empleado para lograrlo. Penetrar a una mujer sin excitarla no tiene sentido alguno, esto significa impedir que su sexualidad se despierte en su potencial máximo.

    Ejemplo guiado de cómo hacerle el amor a una mujer

    Lo hemos visto, para excitar bien a una mujer, es necesario ponerla en un estado de "conexión sexual" y este objetivo debe ser alcanzado antes de comenzar a estimular sus partes sexuales. Esto puede hacerse de muchas maneras. Hemos visto que los preliminares concretamente sexuales son menos importantes que los iniciales, ya que estos últimos permiten acumular el deseo que es la condición necesaria para alcanzar esta conexión sexual que perseguimos.

    Supongamos que ustedes han podido acumular el deseo y que ya están listos para los preliminares sexuales (si lo desea), o para la penetración. Intentaremos describir cada una de estas etapas a partir de este moment para entonces darle una idea un poco más exacta, ya que el hecho de hacerle el amor a una mujer no comporta etapas obligadas, es una actividad libre.

    Intente densnudarla usted mismo. Esto forma parte de los preliminares y puede ser un paso importante. Una manera de hacerlo excitando es tratar de estimular ciertas zonas, por ejemplo los senos a través del ajustador o de la camiseta, antes de quitarla. De esta manera, la mujer se sentirá más excitada y tendrá ganas de quitarse el ajustador. No se apresure, trate de atrazar este deseo un poco más de manera que cuando este ajustador caerá en el piso, ella se sentirá a lo sumo de la excitación.

    La mayoría de las mujeres adoran ser desnudadas de manera sensual. Algunos hombres se impacientan ante la perspectiva de hacerlo y a lo sumo se limitan a hacerlo sólo la primera vez que tienen sexo con ellas. En realidad, esto es importante en cada instante, ya que demuestra los cuidados que tenemos hacia una mujer, los cuales le proporcionarán más placer y excitación y le quitan de la mente la preocupación de ser un objeto sexual. Lejos de ser superfluo, se trata de una etapa erótica del acto mismo, de importancia igual al resto de los preliminares.

    Estimulación de los senos

    Los senos son una de las partes más erógenas de una mujer y pueden llevarla a un estado de deseo apasionado. ¡Algunas alcanzan hasta el orgasmo a través de la estimulación de sus senos! Y las que no lo alcanzan, podrían quizás alcanzarlo en caso de estimulación larga e insistente y sobre todo después de haber desarrollado una mayor receptividad con la práctica. Algunas mujeres son altamente sensibles, mentras que otras deben "tomarle el gusto". En todo caso, el seno es uno de los síntomas principales de la excitación ya que en muchas mujeres, cuando son excitadas, las mamas se vuelven duras y van "en erección".

    Una de las mejores maneras para comenzar a estimular los senos es a través de la ropa, como acabamos de ver. Si el contacto entre la ropa y el seno es directo y no hay ajustador por el medio, es mucho mejor.

    Existen varias maneras de estimular el seno. Con la palma de las manos, agarrándolo como si tuviéramos que agarrrar naranjas, con una ligera presión y sin fuerza. Otra manera de coger el pecho de una mujer es agarrarlo desde la base con las manos dirigidas hacia el alto, de manera que las mamas resbalan entre sus dedos. Le movimiento puede ser de va y viene. Evite cerrar los senos lateralmente ya que esta manera de agarrar es generalmente desagradable.

    Aparte el agarre, podemos igualmente estimular las mamas con las manos o con la boca, esta estimulación es sumamente satisfactoria, ya que podemos acariciar, podemos pasar la lengua y chupar al mismo tiempo. La auréola alrededor de la mama es extremadamente sensible, acariciarla o pasarle la lengua puede ser muy excitante para una mujer. Existen varias maneras de estimular las mamas, describiremos los detalles en nuestro programa, en la parte dedicada a la satisfacción femenina.

    Estimulación del clítoris

    ¿Quiere hacerle bien el amor a una mujer? ¡El clítoris es la puerta de entrada! Sin embargo, se encuentra a menudo cubierto por el capuchón clitorídeo y cuando no está excitado no es visible. Por lo tanto es importante excitarlo de una manera indirecta y progresivamente más directa, a causa de su gran sensibilidad. En cas de molestia (estimulación excesiva o demasiado directa muy pronto), lejos de salir en descubierta, el clítoris tiende a retractarse y a quedar protegido bajo el capuchón clitorídeo.

    En consecuencia comience de manera indirecta, quizás estimulando los labios mayores y menores y pasando alrededor del clítoris y jamás sobre él. Una variante consiste en tomar entre sus dedos la zona del capuchón clitorídeo de manera a elevarlo ligeramente para luego pasarle la lengua alrededor.

    Una vez que la mujer responde a la estimulación, pase a una estimulación más directa, pero comenzando de manera ligera. Cuando el clítoris saldrá del capuchón clitorídeo llegará a su erotismo máximo, es como un pene en erección. En esta etapa, puede aumentar la presión de su lengua y hacer de manera que la estimulación sea más concentrada, constante y rítmica. Una vez encontrado el buen ritmo, no lo cambie, a menos que no sea ella quien se lo pide. Note que la manera de estimular el clítoris, al igual que su ritmo, nunca son iguales y pueden variar enormemente entre una mujer y otra.

    En cuanto la mujer se encuentre realdmente en un estado de excitación increíble, puede llevarla al orgasmo o penetrarla antes que esto suceda. Pero, aunque una mujer alcance el orgasmo en su boca, no se preocupe, ya que las mujeres pueden tener varios orgasmos en el curso de una relación sin cansarse, excepto excepciones. En consecuencia, un orgasmo a través de la penetración que le sigue a un orgasmo oral puede ser hasta más intenso que un orgasmo alcanzado únicamente por penetración.

    Los orgasmos del clítoris son muy intensos, aunque se caractericen por una excitación más nerviosa que sensual. En algunas mujeres, un orgasmo del clítoris puede provocar movimientos convulsivos e incontrolables de las piernas. Si la estimulación es bien realizada, será capaz de volver loca a una mujer tan sólo a través de los orgasmos que será capaz de provocar mediante la estimulación del clítoris.

    La estimulación vaginal completa

    He aquí otra variante de estimuación, esta vez, se trata de estimular la vagina y el clítoris con la boca.

    Hablaremos sobre todo de estimulación oral porque es la más difícil. Una buena estimulación debe comenzar suave. Comienze con besos ligeros en los labios externos de la vulva, sin tocar ni el clítoris ni el orificio vaginal. Luego pase al clítoris utilizando sólo la lengua (de la manera que hemos descrito). A la vez que el clítoris será bien excitado, alterne sus caricias, haga pasar la lengua desde el clítoris hasta el orificio vaginal y vice-versa. Es exactamente este sube y baja que le da el verdadero placer a una mujer. Sea imaginativo, no se limite a un solo movimiento. Quizás, mientras que usted está lamiendo el clítoris, inserte un dedo en la vagina y estimule las dos partes al mismo tiempo, luego vuelva al "sube y baja".

    A algunas mujeres no les gusta que insertemos el dedo en su vulva y prefieren un movimiento monótono y constante sobre el clítoris. No olvide que aquí el objetivo no es de llevarla al orgasmo. Por lo tanto intente variar la estimulación.

    Lo que más cuenta es que sus estimulaciones sean variadas e imaginativas. Cada vez que usted vea que ella se desespera, ralentice la estimulación de manera a no hacerla llegar al orgasmo y volverla loca de deseo. Y esto le proporcionará orgasmos muy intensos durante la verdadera penetración que vendrá a continuación.

    Antes de penetrarla, puede aplicar su glande en el clítoris y efectua movimientos circulares. O puede insertar sólo su glande en la vagina y luego retirarlo.

    Lame y chupe sus senos todas las veces que pueda. No olvide que los senos de una mujer son partes extremadamente sensibles que pueden proporcionarle una gran excitación y hasta un orgasmo.

    Sólo cuando ella no aguantará realmente más será tiempo de pentrarla como se debe.

    A. Langueduc








    [Cerrar]

    Este sitio es reactivo. ¿Qué quiere decir? Intente redimensionar la ventana y verá. La disposición de la página y su arquitectura cambiarán según las dimensiones de la vista. En otros términos, no importa si usted esetá utilizando una computadora de gran pantalla, un iPhone o hasta un Nokia N70. ¡Este sitio se verá bien sin importar el tamaño de la pantalla!

    Hoy en día un número siempre mayor de usuarios navegan en internet utilizando dispositivos móviles. No sólo los sitios tienen que adaptarse a cualquier pantalla, sino tienen también que ser ligeros, ya que el uso de algunos dispositivos comporta conexiones lentas o de pago según el tráfico enviado y recibido. ¡Todo lo que era viejo es nuevo otra vez! ¡Adios los sitios Flash (que ni se pueden ver en los Mac o en los iPhones) y layout con imágenes!

    Por lo tanto ha sido imprescindible sacrificar la comodidad de los usuarios más conservadores a las nuevas exigencias de hoy (basta pensar en los que aún utilizan viejas versiones de Internet Explorer y que son cada día menos). Ha nacido el concepto de tecnología líquida. Este sitio no es como muchos otros que tienen una versión PC y una versión móvil. Este sitio sólo tiene una versión, pero se adapta a cualquier equipo.

    Estamos orgullosos de anunciar que ya nuestro sitio también ha sido uno de los primeros en ser listos para la web 3.0 y va en línea con el porvenir, siendo universalmente compatible. Esperemos que le guste al público también.


    [Cerrar]