www.pene-sano.com - Cuando el sexo huele mal ¿es normal?
www.pene-sano.com
El primer sitio responsivo en español
Disponible también
  • ¡Suscríbase ya!
    Los malos olores sexuales, tanto masculinos como femeninos, no son nauturales sino debidos a infecciones por parásitos comunes, especialmente presentes en el agua y de fácil tratamiento.

    Cuando el sexo no tiene buen olor... ¿Alarma?

    La situación normal, el olor natural

    El olor de un sexo sano, tano masculino como femenino, puede ser desagradable para algunos, pero no es malo y puede ser hasta atractivo para el otro sexo. En el caso del pene, existen muchos factores que contribuyen a su olor, entre ellos el sudor, las bacterias "buenas" presentes en el ambiente sexual, la orina y la influencia del esperma y de los líquidos preseminal y prostático... Todo esto contribuye al olor característico del pene, ligeramente distinto entre un hombre y otro y que constituye una especie de "firma", al igual que el código genético.

    Este olor es variable según el estado higiénico del hombre y las relaciones sexuales que tiene. En efectos, tras una relación, especialmente si no es protegida, la boca, la vagina y su ambiente biológico contribuyen igualmente al olor del pene, aunque si lo lavamos después de la relación, los fluidos femeninos penetran en las mucosas del pene y contribuyen a su olor también tras el pasar de varios días. Pero luego, si el hombre no tiene otras relaciones, su olor vuelve a sus características propias.

    La vagina también tiene sus características de olor, no el el mismo que en el caso del pene, pero hay una diferencia, puede transmitirlo mucho más de lo que puede hacerlo el pene, por lo tanto el olor femenino es mucho más "contagioso" del masculino.

    Dentro de los límites normales de la higiene y de la salud, el olor sexual, como hemos visto, puede ser muy invitante para el otro sexo y a veces podemos encontrar invitante nuestro propio olor. En general el sexo huele de manera similar al pescado pero no es muy fuerte y a lo sumo - especialmente en el caso de las mujeres - puede oler a sudor o a orine o a una combinación de ambos. Si el olor se mantiene en este registro es normal y si es muy fuerte es suficiente asearse. Si de lo contrario es disgustoso y nauseabundo, cuidado ¡podría tratarse de una infección!

    Cuando el olor se hace malo

    Las condiciones no siempre son normales. Existen inflamaciones, enfermedades (como los condilomas), los parásitos y los hongos que pueden alterar el olor normal del sexo, haciéndolo nauseabundo. En esta página no hablaremos de las inflamaciones como la cistitis u otras enfermedades, sino nos limitaremos a hablar de los casos más comunes, como los parásitos y los hongos.

    Entre todos los parásitos, los que se ganan el título de frecuencia son dos: la trichomonas vaginalis e la candida albicans o monilia.

    La candida albicans o monilia

    Esta infección es de tipo micótico (es decir un hongo). Es la más común y también la más frecuente. No se transmite de forma necesariamente sexual, pero se hospeda principalmente en la vagina, es presente en el agua, puede ser favorecidas por un aseo efectuado con detergentes ácidos, por el uso de ropa íntima sintética y otros factores. Además, esta micosis puede ser transmitidas por relaciones sexuales, ni siquiera es una enfermedad, sino una condición que puede ser transmitida sexualmente, puede provocar ardor y picazón o pérdidas vaginales que no son normales, pero sobre todo un muy mal olor.

    Claramente el parásito puede ser transmitido al hombre, el cual puede transmitirlo a otra mujer. El hombre también puede sentir ardor y picazón, especialmente al orinar. El hongo se caracteriza por un olor ácido, generalmente desagradable, más fuerte en la mujer, pero que puede ser advertido en el hombre.

    Pues, cuando el olor de su pene no es normal, cuando empieza a percibirlo como malo, es muy probable que esté afectado por monilia.

    Este problema puede ser tratado aumentando las condiciones higiénicas y usando antimicóticos como el ketokonazol, il clotrimazol u otros. En todos los casos, el tratamiento debe ser dirigido por el médico y debe tener un seguimiento en ambos miembros de la pareja.

    El trichomonas vaginalis

    He aquí otro parásito que puede ser responsable de malos olores vaginales o pérdidas de fluidos que no son normales. El trichomonas vaginalis constituye la primera causa de infecciones sexualmente transmisibles (omitiendo las virales). Su incidencia es alta.

    Contrariamente a la candida albicans o monilia, la cual es una micosis que molesta, pero es casi inofensiva y puede transmitirse por vía no sexual, el trichomonas vaginalis es de transmisión exclusivamente sexual y es un parásito que puede pasar totalmente inadvertido en el hombre, pero que puede llevar a complicaciones graves en la mujer. Aunque si en el hombre este trastorno es la mayoría del tiempo asintomático, puede provocar infecciones en la uretra, el la próstata o en las vesículas seminales. Y, evidentemente, contribuye también a un mal olor en el pene.

    Además, el trichomonas vaginalis puede llevar a desequilibrios de la flora vaginal, provocar esterilidad, prostatitis o balanitis (inflamación del glande).

    Por lo que tiene que ver con los remedios, el trichomonas vaginalis puede ser tratado mediante suministración de secnidazol. Este tratamiento confiere una tasa de cura entre 85 y 95%, mientras que no existen vacunas preventivas.

    Otras infecciones

    Los malos olores sexuales pueden también estar provocados por inflamaciones bacterianas o urinarias. En todos los casos la consulta de un médico es imprescindible.

    Se recomienda por lo tanto de mantenerse vigilante porque a menudo un común trastorno puede comportar un problema de salud. Un mal olor genital es frecuentemente una señal de infección que no debería ser pasada por alto. En cuanto usted nota que su pene tiene un mal olor, distinto respecto al normal o en cuanto nota algo parecido en su pareja, debe consultar a un profesional de la salud cuanto antes y jamás descuidar un problema de salud que, hoy puede ser simplemente incómodo, pero mañana puede comportar problemas más serios, como la infertilidad en ambos sexos, los partos prematuros o la prostatitis crónica.

    A. Langueduc






    [Cerrar]

    Este sitio es reactivo. ¿Qué quiere decir? Intente redimensionar la ventana y verá. La disposición de la página y su arquitectura cambiarán según las dimensiones de la vista. En otros términos, no importa si usted esetá utilizando una computadora de gran pantalla, un iPhone o hasta un Nokia N70. ¡Este sitio se verá bien sin importar el tamaño de la pantalla!

    Hoy en día un número siempre mayor de usuarios navegan en internet utilizando dispositivos móviles. No sólo los sitios tienen que adaptarse a cualquier pantalla, sino tienen también que ser ligeros, ya que el uso de algunos dispositivos comporta conexiones lentas o de pago según el tráfico enviado y recibido. ¡Todo lo que era viejo es nuevo otra vez! ¡Adios los sitios Flash (que ni se pueden ver en los Mac o en los iPhones) y layout con imágenes!

    Por lo tanto ha sido imprescindible sacrificar la comodidad de los usuarios más conservadores a las nuevas exigencias de hoy (basta pensar en los que aún utilizan viejas versiones de Internet Explorer y que son cada día menos). Ha nacido el concepto de tecnología líquida. Este sitio no es como muchos otros que tienen una versión PC y una versión móvil. Este sitio sólo tiene una versión, pero se adapta a cualquier equipo.

    Estamos orgullosos de anunciar que ya nuestro sitio también ha sido uno de los primeros en ser listos para la web 3.0 y va en línea con el porvenir, siendo universalmente compatible. Esperemos que le guste al público también.


    [Cerrar]